Reflexiones para experimentar

de Josep Pocalles

Archive for octubre 2017

La teoría de la espantá

leave a comment »

Teoría de la Espantá, de José Luis Trujillo el 15 de Junio de 2014 :

España es un tratado en movimiento. Con poco moho entre sus páginas y mucho olor a sudor. Somos por naturaleza poco dados a los beneficios de la quietud. Por cada escultor, nos sale un cuerpo de baile al completo. Nuestras transformaciones siempre necesitaron de la calle, nunca pudieron con las estrecheces de la biblioteca, el despacho o la academia.

Nuestro país no es tierra para actores protagonistas por apellido. Nuestra historia nos ha demostrado que los actores de reparto por méritos, son los que han salvado los muebles en casi todas las ocasiones. No nos gustan los ‘salvapatrias’ o los ‘elegidos para la gloria’. Nos reconocemos dando la oportunidad al abogado de provincias, al maestro sin brillo, al médico sin academia o al torero sin dinastía.

España es un país para héroes anónimos, sin hacienda pero con honra, que conociendo que se pueden poner los pies en polvorosa, se mantienen firmes en su tarea.

En estos días históricos de pachanga política y coronaciones ‘low cost’, muchos responsables políticos están haciendo pequeñas las ‘espantás’ del mismísimo Rafael ‘El Gallo’ o el torero jerezano Rafael de Paula. Entendieron que el paso al frente que debían dar, tenía que ser tan sonado como el de Cagancho en Almagro.

Con tanta carrera de sus señorías con los pies manchados de albero y caquita, esperamos noticias de algún diestro que quiera fijar sus pies en el centro del ruedo y despache con ayudados por alto a tanto problema con cuernos sin afeitar. No esperen que del ‘establishment’ oficial aparezca el mirlo blanco que se quiera vestir de luces. Por ahora sólo hay un José Tomás, y ese toreará en Málaga, cuando el Agosto se convierte en eterno.

Con tanto baile de corrales, ganaderías y carteles, nos quieren hacer creer que lo que es una espantá en toda regla, es movimiento gracioso, táctico e ingenioso, de mentes preclaras que entienden el significado de los tiempos donde el resto de mortales sólo encontramos confusión.

El miedo es tan humano como contagioso. Cuando uno está hasta las trancas, tiene todo el derecho de no vestirse de torero, pero no nos confundan. Sólo hay una ‘Teoría de la espantá’, y esa la desarrolló Rafael ‘El Gallo’ que dejo escrito: «Cuando no se puede con el toro, hay que dar la ‘espantá’».

Fuente : Diario Sur

Anuncios

Written by jpocalles

octubre 31, 2017 at 12:49 pm

Publicado en Uncategorized

El mito de la caverna de Platón

leave a comment »

El mito de la caverna de Platón es una de las grandes alegorías de la filosofía idealista que tanto ha marcado la manera de pensar de las culturas de Occidente.
Entenderla significa conocer los estilos de pensamiento que durante siglos han sido los dominantes en Europa y América, así como los fundamentos de las teorías de Platón. Veamos en qué consiste.
Platón y su mito de la caverna
Este mito es una alegoría de la teoría de las ideas propuesta por Platón, y aparece en los escritos que forman parte del libro La República. Se trata, básicamente, de la descripción de una situación ficticia que ayudaba a entender el modo en el que platón concebía la relación entre lo físico y el mundo de las ideas, y cómo nos movemos a través de ellos.
Platón empieza hablando sobre unos hombres que permanecen encadenados a las profundidades de una caverna desde su nacimiento, sin haber podido salir de ella nunca y, de hecho, sin la capacidad de poder mirar hacia atrás para entender cuál es el origen de esas cadenas.
Así pues, permanecen siempre mirando a una de las paredes de la caverna, con las cadenas aferrándolos desde atrás. Detrás de ellos, a una cierta distancia y colocada algo por encima de sus cabezas, hay una hoguera que ilumina un poco la zona, y entre ella y los encadenados hay un muro, que Platón equipara a las artimañas que realizan los tramposos y los embaucadores para que no se noten sus trucos.
Entre el muro y la hoguera hay otros hombres que llevan con ellos objetos que sobresalen por encima del muro, de manera que su sombra es proyectada sobre la pared que están contemplando los hombres encadenados. De este modo, ven la silueta de árboles, animales, montañas a lo lejos, personas que vienen y van, etc.
Luces y sombras: la idea de vivir en una realidad ficcionada
Platón sostiene que, por estrambótica que pueda resultar la escena, esos hombres encadenados que describe se parecen a nosotros, los seres humanos, ya que ni ellos ni nosotros vemos más que esas sombras falaces, que simulan una realidad engañosa y superficial. Esta ficción proyectada por la luz de la hoguera los distrae de la realidad: la caverna en la que permanecen encadenados.
Sin embargo, si uno de los hombres se liberase de las cadenas y pudiese mirar hacia atrás, la realidad le confundiría y le molestaría: la luz del fuego haría que apartase la mirada, y las figuras borrosas que pudiese ver le parecerían menos reales que las sombras que ha visto toda la vida. Del mismo modo, si alguien obligase a esta persona a caminar en dirección a la hoguera y más allá de ella hasta salir de la caverna, la luz del sol aún le molestaría más, y querría volver a la zona oscura.
Para poder captar la realidad en todos sus detalles tendría que acostumbrarse a ello, dedicar tiempo y esfuerzo a ver las cosas tal y como son sin ceder a la confusión y la molestia. Sin embargo, si en algún momento regresase a la caverna y se reuniese de nuevo con los hombres encadenados, permanecería ciego por la falta de luz solar. Del mismo modo, todo lo que pudiese decir sobre el mundo real sería recibido con burlas y menosprecio.
El mito de la caverna en la actualidad
Como hemos visto, el mito de la caverna reúne una serie de ideas muy comunes para la filosofía idealista: la existencia de una verdad que existe independientemente de las opiniones de los seres humanos, la presencia de los engaños constantes que nos hacen permanecer lejos de esa verdad, y el cambio cualitativo que supone acceder a esa verdad: una vez se la conoce, no hay marcha atrás.
Estos ingredientes se pueden aplicar también al día a día, concretamente a la manera en la que los medios de comunicación y las opiniones hegemónicas moldean nuestros puntos de vista y nuestra manera de pensar sin que nos demos cuenta de ello. Veamos de qué manera las fases del mito de la caverna de Platón pueden corresponderse con nuestras vidas actuales:
1. Los engaños y la mentira
Los engaños, que pueden surgir de una voluntad de mantener a los demás con poca información o de la falta de progreso científico y filosófico, encarnaría el fenómeno de las sombras que desfilan por la pared de la caverna.
2. La liberación
El acto de liberarse de las cadenas serían los actos de rebeldía que solemos llamar revoluciones, o cambios de paradigma. Por supuesto, no es fácil rebelarse, ya que el resto de la dinámica social va en sentido contrario. En este caso no se trataría de una revolución social, sino de una individual y personal.
3. La ascensión
La ascensión a la verdad sería un proceso costoso e incómodo que implica desprenderse de creencias muy arraigadas en nosotros.
Platón tenía en cuenta que el pasado de las personas condiciona el modo en el que experimentan el presente, y por eso asumía que un cambio radical en la manera de entender las cosas tenía que acarrear necesariamente malestar e incomodidad. De hecho, eso es una de las cosas que quedan claras en su forma de ilustrar ese momento mediante la idea de alguien que trata de salir de una cueva en vez de permanecer sentado y que, al llegar al exterior, recibe la luz cegadora de la realidad.
4. El retorno
El retorno sería la última fase del mito, que consistiría en la difusión de las nuevas ideas, que por chocantes pueden generar confusión, menosprecio u odio por poner en cuestión dogmas básicos que vertebran la sociedad.
Sin embargo, como para Platón la idea de la verdad estaba asociada al concepto de lo bueno y el bien, la persona que haya tenido acceso a la realidad auténtica tiene la obligación moral de hacer que el resto de personas se desprendan de la ignorancia, y por lo tanto ha de difundir su conocimiento.
Esta última idea hace que el mito de la caverna de Platón no sea exactamente una historia de liberación individual. Es una concepción del acceso al conocimiento que parte de una perspectiva individualista, eso sí: es el individuo el que, por sus propios medios, accede a lo verdadero mediante una lucha personal contra las ilusiones y los engaños, algo frecuente en los enfoques idealistas al fundamentarse en premisas del solipsismo. Sin embargo, una vez el individuo ha alcanzado esa fase, debe llevar el conocimiento al resto.
Eso sí, la idea de compartir la verdad con los demás no era exactamente un acto de democratización, tal y como la podríamos entender hoy día; era, simplemente, un mandato moral que emanaba de la teoría de las ideas de Platón, y que no tenía por qué traducirse en una mejora de las condiciones materiales de vida de la sociedad.

 

Written by jpocalles

octubre 29, 2017 at 12:47 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,

La última cena

leave a comment »

Pasado el histórico 1-O, se abre la vía de negociación, aunque no sea coherente con la hoja de ruta planteada, pero más cerca de la realidad. Involucrar en la petición de mediación a la iglesia católica a través del arzobispo de Barcelona (Fuente: elnacional.cat) , con el conocimiento explícito del Vaticano,  es cuanto menos paradigmático por los postulados laicos (Fuente: Europapress) de los gobernantes que manejan las naves.  ¿Por qué Ahora?

Paradójico también porque nos encontramos en la escena de La Última Cena, que representó Leonardo da Vinci.  Según los expertos, que siempre los hay en todas partes y para todas las ocasiones, se considera su mejor obra, la más serena y alejada del mundo temporal, durante esos años característicos por los conflictos bélicos, las intrigas, las preocupaciones y las calamidades.

La lectura bíblica se hará interesada, cada uno arrima el ascua a su sardina  :

Llegada la hora, Jesús se sentó a la mesa con los apóstoles y les dijo «Yo tenía gran deseo de comer esta pascua con vosotros antes de padecer. Porque os digo que ya no la volveré a comer hasta que sea la nueva y perfecta Pascua en el Reino de Dios, porque uno de vosotros me traicionará»

Así pues, en el conflicto no nos remontamos al 1714, sino mucho antes, al 1495 para que alguien nos describa con una parábola, que 500 años más tarde, seguimos en el mismo punto intelectual.

Si algo nos queda todavía por estos lares ibéricos, es la rica y diversa gastronomía plurinacional como resorte de la convivencia en todos los ámbitos: político, social y familiar, de compartir sentimientos de placer por ello alrededor de una mesa, porque el estómago también siente.

Con la fractura, esperemos que no sea la última cena, pero Leonardo fue un genio.

Written by jpocalles

octubre 5, 2017 at 3:16 pm

RIP Tom Petty

leave a comment »

Written by jpocalles

octubre 2, 2017 at 11:22 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,