Reflexiones para experimentar

de Josep Pocalles

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

El futuro tecnooptimista

leave a comment »

En otro post me sumaba a la denuncia respecto al futuro tecnooptimista del dogma positivo, a las charlas que tanto enganchan de autoayuda, para aligerar el estrés día y encender la bombilla, aquello que nuestros oídos quieren escuchar : si quieres, puedes. Siempre han existido crecepelos.

Magnífico el artículo de Antonio Martínez Ron :

Dentro de 20 años no habrá muerte, ni enfermedades, habrá tecnología para todos y desaparecerán los límites del conocimiento: nadie volverá a decir ‘yo no sé’”. Si usted cierra los ojos y escucha las palabras de José Luis Cordeiro podría llegar a pensar que está en misa, a punto de llegar al relato de la resurrección. Pero no está escuchando las promesas de un sacerdote o un predicador, sino del gurú tecnológico de moda, que va de evento en evento como miembro fundador de la Singularity University y hace todo tipo de promesas en nombre de la ciencia, algunas disparatadas. “Yo personalmente no pienso morir. Es más, pienso que en 30 años voy a ser más joven que hoy, gracias a los avances de la ciencia y la tecnología”, aseguraba en su famosa entrevista con Iñaki Gabilondoen el programa “Cuando yo no esté”. “Vamos a crear una civilización post-humana que va a ser casi igual a Dios”.

El caso de Cordeiro no es único. Pertenece a una clase de intelectualque está especialmente en boga en los últimos tiempos y que han convertido esta suerte de “futurología optimista” en una forma de vida. Su especialidad es dar charlas para motivar a las élites y diseminar “ideas que merecen ser difundidas” y que pretenden cambiar el mundo al amparo de grandes empresas tecnológicas. Algunos analistas, como Daniel Drezner, los han identificado ya como los nuevos “líderes de pensamiento” que han sustituido a los viejos intelectuales. Pero, a diferencia de estos, que ponían en cuestión el estado de las cosas, los nuevos “pensadores” se dedican a agasajar a los poderosos, justificar su posición y vendernos la existencia de un paraíso tecnológico donde todos seremos felices.

La receta para triunfar como un vendedor de ideas es sencilla. “Busca alguna tendencia global curiosa – cuanto más oscura mejor”, propone el crítico Evgeny Morozov. “Traza una línea recta que lo conecte al mundo de las aplicaciones, los coches eléctricos y las empresas de capital riesgo de la bahía de San Francisco. Menciona robots, a Japón y la ciberguerra. Utiliza diapositivas brillantes que contengan mapas y visualizaciones incomprensibles pero impresionantes. Mézclalo todo bien y sírvelo en múltiples plataformas”. Con todo esto ya tiene los elementos para montar una charla TED inspiradora, llena de ideas que provocan el alborozo en los asistentes y cuya veracidad nadie se cuestiona. Porque no importa tanto que los hechos que se relatan sean reales como que correspondan a aquello que estamos deseando oír y al futuro que nos apetece soñar.

La idea de la disrupción ha dado lugar a la gran fábrica de vendemotos del siglo XXI

Hace unos meses tuve la oportunidad de asistir invitado a un gran evento de marketing online en el que se reunían profesionales de la venta de nuevos conceptos. En este ámbito han proliferado especialmente los vendedores de la “innovación” y otros ‘palabros’ rimbombantes con poderes para cambiar la realidad con solo pronunciarlos. Cuando trataba de salir de allí, rodeado todavía de coachescontent curators y digital evangelists, me topé con el final de la charla que un director de marketing de una gran multinacional ofrecía en uno de los auditorios. “Para que las nuevas ideas entren tienen que salir las viejas”, advertía ante decenas de espectadores encandilados. “El mayor inhibidor al cambio y la innovación son las ideas ortodoxas y preconcebidas que nadie se ha atrevido a cuestionar”.

Entonces, con una diapositiva en pantalla de las instalaciones de Cabo Cañaveral, desde las cuales se lanzaban los transbordadores de la NASA, el orador nos contó que los ingenieros estaban especialmente frustrados porque necesitaban hacer cohetes más grandes, para trasladar más combustible, pero habían estado limitados por el ancho de las vías del tren. Y estas no podían ser más anchas porque los primeros ferrocarriles en EE.UU. fueron construidos un siglo antes por ingenieros ingleses, quienes en su momento habían seguido el trazado de las antiguas calzadas romanas, que tenían aquel ancho porque los romanos viajaban en un carro tirado por dos caballos. Al final, resumía, el ancho del culo de los caballos había limitado la carrera espacial. “Como los romanos viajaban en un carro tirado por dos caballos los ingenieros de la NASA no tienen más capacidad de mandar cohetes al espacio”, concluyó. “Un ejemplo de como una ortodoxia que nadie se ha atrevido a cambiar durante más de 2.000 años impide la innovación en un sitio tan innovador como es la NASA”. Y fue arropado por un caluroso aplauso.

El problema de la explicación sobre la historia de los cohetes es que es falsa. A poco que uno sepa algo de ingeniería e historia espacial – o que haga una pequeña búsqueda – sabrá que los túneles y las vías nunca fueron una condición limitante para el tamaño de los propulsores, sino más bien los factores relacionados con la masa y el empuje necesario para salir de la atmósfera. Ni la historia sobre el ancho de vías es lineal, pues hubo variaciones dentro de EE.UU. que influyeron en el desarrollo de la guerra civil y las ha habido entre países. Pero la historia relatada aquella mañana por el gurú del marketing nos encanta y nos impacta porque es sencilla y encaja con lo que nos gusta escuchar sobre la innovación y las ideas nuevas. Un mecanismo parecido al que utilizaba el joven talentoJonah Lehrer en sus libros divulgativos, en los que trenzaba anécdotas y hechos históricos para explicar cómo hemos ido cambiando el mundo. Hasta que se demostró que inventaba datos y anécdotas, como la serie de citas que atribuyó a Bob Dylan y que éste nunca había pronunciado.

Este tipo de divulgación es solo autoayuda recubierta por el caramelo de la ciencia

Este mercado de las ideas motivadoras y vacías tiene un público masivo. Algunos autores se han especializado en este tipo de divulgación que no es otra cosa que autoayuda recubierta por el caramelo de la ciencia. Prestigiosos autores como Malcolm Gladwell o Parag Khanna generan su discurso a partir de la selección tramposa de datos (la falacia de supresión de pruebas o cherry picking) y crean un espejismo de comprensión de la realidad con un juego de manos cargado de voluntarismo. Un juego de manos muy rentable y bastante engañoso, pues genera en la sociedad la sensación de que tenemos un porvenir maravilloso a la vuelta de la esquina y olvida que la historia del progreso no siempre avanza en línea recta y se puede perfectamente ir hacia atrás o darse un buen “trumpazo”.

Cordeiro y todos aquellos que hablan de “disrupción” pertenecen a una categoría especial de nuevos líderes del pensamiento, procedentes de la escuela fundada a partir de Ray Kurzweil y su predicción sobre la singularidad tecnológica, el día en que la Inteligencia Artificial supere a los humanos, que fechó para 2045. Sus seguidores también son aficionados a pensar en las posibilidades tecnológicas de los humanos del futuro, lo que se ha dado en llamar “transhumanismo”. A menudo, como hace el propio Cordeiro, ofrecen fechas concretas para este cambio disruptivo, siempre lo suficientemente lejanas como para no tener que dar muchas explicaciones si no se cumplen. “En 2029 usted no va a saber si yo soy una máquina o no”, le dice Cordeiro a Gabilondo, que levanta la ceja. “Y en 2045 las computadoras tendrán la inteligencia acumulada de toda la humanidad. Será la singularidad tecnológica”.

Las predicciones siempre son suficientemente lejanas para no tener que dar explicaciones si no se cumplen

Con independencia de si los robots dominarán el mundo en unos años o no (ahí tienen a Asimo, el robot más avanzado del mundo, al que le dura la batería 40 minutos), lo que parece innegable es que la idea de la disrupción se ha convertido en la gran fábrica de vendemotos del siglo XXI. Y al vendemotos se le distingue fácilmente por el tipo de afirmaciones que hace y porque sus palabras suenan más como las de un oráculo que como las de un científico.

Por razones de trabajo tengo la oportunidad de hablar a menudo con científicos que son pioneros en su campo y trabajan expandiendo los límites del conocimiento en tareas que tendrán un gran impacto en el futuro. Cuando uno habla con expertos como Manuel Collado o María Blasco en materia de longevidad, por ejemplo, lo que encuentra son declaraciones llenas de prudencia y muy pocas predicciones grandilocuentes. Algunos de ellos son tan prudentes que cuesta sacarles un titular. Cuando entrevisto a un gurú de las ideas, como Aubrey de Grey, lo que sucede es justo lo contrario. A las primeras de cambio le explica a uno que “los primeros humanos que han vivido mil años ya han nacido” o que “vamos a curar la muerte” como si fuera un resfriado. Lo mismo pasa con otros personajes como Kevin Warwick o Neil Harbisson, se han construido una vida de ciborgs y van por ahí convertidos en una especie de “mujer barbuda 3.0” que explica cómo serán los humanos del futuro. El problema es que algunos, como Warwick, llevan veinte años diciendo que en 10 años seremos todos como él, y aquí seguimos, sin que nos salgan ni las antenas ni las cuentas.

Algunos se han construido una vida de ciborgs y van por ahí como una especie de “mujer barbuda 3.0”

Personalmente no tengo nada contra las ideas de Kurzweil y el transhumanismo. De hecho las considero atractivas como motor de debate y agitación, y la existencia de estas figuras inspiradoras y pioneras quizá sea imprescindible para el avance. Me gusta la ciencia ficción, la ciencia especulativa y el ejercicio de soñar despiertos con el futuro. Ahora bien, no soporto a aquellos que en defensa de la ciencia terminan defendiendo una suerte de pensamiento mágico y una fe ciega en el progreso indistinguible de la fe religiosa. Cuando Cordeiro dice que “en 20 años vamos a tener las primeras colonias humanas en Marte”, yo miro a mi alrededor y veo cómo están los presupuestos de la NASA y las posibilidades reales de exploración con humanos en los próximos años. Cuando le escucho decir que vamos hacia un mundo sin trabajo, miro a mi alrededor y veo un mundo en el que los robots no hacen falta porque ya tenemos semiesclavos. Cuando dice que la basura no va a a existir y que viviremos en un mundo hermosamente avanzado, veo las montañas de plástico en las islas del Pacífico y la escalada del tráfico global de productos innecesariamente embalados. Y me da la risa.

El resquicio que permite ganarse la vida vendiendo el futuro es el mismo que permite vender aire embotellado o parcelas en la luna. Por supuesto, los vendedores del sueño tecnológico tienen todo el derecho a proclamar su mensaje y vender su nada embotellada, pero creo que deberíamos denunciar que están intentando hacer pasar por ciencia lo que es pura charlatanería. Como consecuencia de esta obsesión, en el entorno tecnológico la etiqueta “disruptivo” se ha convertido en el equivalente al término “cuántico” en el mundo de las pseudociencias. Suena real, sofisticado y revolucionario, pero es una mentira empaquetada y con un lacito. Y las mentiras son mentiras, aunque las pague Elon Musk, el teatro esté lleno de inversores de Silicon Valley y en el escenario haya un tipo con unas Google Glass tirándose el pisto.

http://www.vozpopuli.com/altavoz/next/futuro-cuentan-charlas-TED_0_1045395969.html

 

Written by jpocalles

julio 21, 2017 at 11:42 am

Verano

leave a comment »

Written by jpocalles

junio 21, 2017 at 8:46 am

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,

Fiasco Popular

leave a comment »

Popular vale 0 . Bueno, perdón, vale 1 Euro. Entonces, para que sirven los stress test realizados en 2016 ? Qué clase de Fully Loaded Stress permite que un año después se muera una entidad ?

Si sirven de algo, entonces hay que extrapolar que el resto de bancos en 12 meses pueden desaparecer ?

bancos

http://www.expansion.com/empresas/banca/2016/07/29/579bb5a0ca4741a1728b456e.html

 

Written by jpocalles

junio 7, 2017 at 7:47 pm

Amazon vs (Visa+Mastercard)

leave a comment »

Cuando los ingresos de unos valores (Visa+Mastercard) reflejan lo que venden otros (Amazon)

Amzn

https://es.tradingview.com/chart/AMZN/7CTXEwSL/

Written by jpocalles

mayo 29, 2017 at 5:30 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with , ,

Civilised obtiene la licencia bancaria en Reino Unido

leave a comment »

Hace 6 años, nos reunimos en casa de  Jason Scott  para explicarnos el proyecto Civilised Money. Con visión muy clara sobre la nueva forma de hacer ‘banking’ , decidimos contribuir a su campaña de crowdfunding para ser uno de los ‘Pilares de Civilised Group’.

Esta semana se ha producido un hito significativo : la obtención de la licencia bancaria por el Banco de Inglaterra :

banking

https://civilisedbank.co.uk/press/release/civilisedbank-receives-banking-licence

Felicidades Jason !

Written by jpocalles

mayo 27, 2017 at 10:21 am

Irregularidades Efficity : Así empezó todo

leave a comment »

30 de Abril de 2013. Cumplidos 4 años (cuatro) desde mi primera denuncia de irregularidades de Efficity, proyecto financiado con fondos públicos. Así comenzaba la extensa carta enviada con acuse de recibo al Ministerio de Economía y Competitividad :

Mineco

La banda del carajillo de La Mancha, liderada por los ahora imputados Santiago Jiménez, Ignacio Navarro y Fernando Tártaro decidieron unilateralmente que los fondos de los destinatarios finales del proyecto Efficity, estaban más seguros si se mantenían en su cuenta bancaria.  En nuestro caso fueron casi 300.000 Euros, sumando las anualidades 2011 y 2012, más otros 600mil del resto del consorcio.

Empezó un intenso trabajo de investigación para desmontar el entramado Maatg, una maraña de sociedades pantalla controladas por testaferros y allegados a la familia del clan.  Las mismas sociedades que se usaron para falsificar facturas con Gowex tal como confesó Jenaro García y que fue recreado por la Intervención General del Estado (IGAE) . De cara  a la galería, el grupo Maatg repite la traca más que el ajo, se empezó con la prosa erótica de la tecnología G y la Caja Rural de Toledo, el CERN Suizo, y se acabó con la escisión en cloud para obtener más subvenciones públicas que clientes . Ahí se torció todo, ya sin la teta lechera de la Caja, y el fracaso en conseguir clientes que pagaran por los servicios, hacía mucho más atractivo recibir ingresos del Estado para mantener el chiringuito,. La distracción de fondos bien justificados, eso sí.

Después de sumar evidencias de las tropelía, en mis conclusiones, denuncié cómo se desviaron los fondos a una sociedad del entramado : Virtual Knowledge SAU . Unipersonal de Santiago Jiménez.

objetivo

Han tenido que transcurrir 4 años. Cuatro. Para que el Ministerio acreditara finalmente que no se justificó el proyecto al cambiar la partida destinada al personal , hacia una subcontratación con Virtual Knowledge SAU. Ayuda revocada, 4 años después.

Una subcontratatación presuntamente ficticia, pues dicha sociedad no tenía empleados para llevar a cabo el proyecto, y respondía mejor a un desvío de fondos por parte de Maatg Nozzle SL. Según la información del Registro Mercantil consultada en einforma.com

VK

Una vez se supo que estaba denunciando, uno de los trabajadores técnicos me contactó personalmente para compartir su carta de despido, en el que se declaraban insolventes. En ese momento del despido llevaban más de 6 meses sin cobrar, pese a haber cobrado la anualidad 2012 sólo unos días antes. El vaciado de la sociedad Maatg Nozzle estaba en marcha. Más tarde llegaría el turno de despido al resto de trabajadores administrativos. Todos ellos demandaron laboralmente y se quedaron sin cobrar. El BOE así certifica el impago y la insolvencia de Maatg Nozzle SL Por supuesto, la contratación del proyecto se había hecho a Virtual Knowledge , una sociedad pantalla para pagar presuntamente los gastos personales de Santiago Jiménez & Family.  

En el caso del resto del consorcio, presentaron demanda por lo civil y condenaron a Maatg  2 años después. En nuestro caso, no tuvimos tiempo para aguantar 2 años. la asfixia financiera causada no dejo otra que el concurso, produciendo daños y perjuicios cuantificables.

Decía el fiscal Horrach que hay falta de medios para combatir estos delitos. Lo relatado son hechos veraces respaldados por pruebas, otra cosa es la interpretación que se quiera hacer de ellos, cuanto antes se aclaren en sede judicial, mejor . Que  no quede ninguna duda que siendo Efficity un proyecto financiado con fondos públicos FEDER, por la vía Justicia Española o vía Europea se llegará hasta el final. 

Vaya por Dios, la operación Lezo destapado hace unos días por la Guardia Civil, tiene un patrón similar : El circulo familiar más cercano, esposas, hermanos,  y sobrinos junto a testaferros y sociedades pantalla. El guión de una obra teatral :  Los ladrones somos gente honrada, de Enrique Jarciel Poncela .

Fuentes accesibles al público : Diario ElEconomista.es , Diario VozPopuli.com , Boletín Oficial del Estado, Registro Mercantil, einforma.com

http://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/empresas/Empresarios-investigados-subvenciones-efectuaron-Gowex_0_978803169.html

http://www.einforma.com

https://www.boe.es/borme/dias/2015/01/15/pdfs/BORME-A-2015-9-45.pdf

http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/7941342/11/16/La-juez-imputa-a-un-empresario-ligado-a-Gowex-por-fraude-en-subvenciones.html

 

 

Written by jpocalles

abril 30, 2017 at 12:02 pm

Siete potestades del poder tributario absoluto: pesadilla para despertar

leave a comment »

Del rincón Jurídico de JR Chaves , aflora  unas reflexiones muy válidas sobre la voracidad tributaria :

I. Las consultas vinculantes de la Dirección General Tributaria son la interpretación auténtica, en que quien hace la Ley hace la interpretación y la adapta. Ni siquiera son reglamentos pero como si lo fueran.

O sea, potestades cuasilegislativas

II. Los tribunales económico-administrativos son la guardia pretoriana de la hacienda, aunque ha de reconocerse que el peso de la púrpura “tribunalicia” les lleva a estimar no pocas reclamaciones, no tanto por conciencia de imparcialidad como quizá por no ser posible bendecir los abusos del ejército inspector.

O sea, potestades cuasijudiciales

III. La inspección y subinspección tributaria hace su trabajo demasiado bien, pues cuenta con funcionarios formados y rigurosos. Ahora bien, operan bajo estímimportacniaulos recaudatorios e incentivos de productividad que son legítimos pero que en numerosas ocasiones se alzan en acicate para forzar conformidades (y evitar litigios) o para interpretar  las normas tributarias “barriendo para casa”, o para aplicar la prueba  de presunciones “in dubio contra el paganini”.

El resultado son liquidaciones o sanciones que a veces son anuladas enérgicamente por los tribunales sin sonrojo de la agencia tributaria, cuando la elemental simetría sería que, si se cobra por haber recaudado, se devuelva por el funcionario el complemento percibido si se anula esta actuación inspectora.

O sea, potestades impunes

IV. La ejecutividad de las decisiones administrativas es un viejo privilegio que quizá habría que revisarlo, como lo ha expresado con claridad y valentía la mejor doctrina tributaria en este post. Torres más altas han caído. En particular a la vista de los datos objetivos de la elevada estimación de reclamaciones económicos-administrativas y en sede contencioso-administrativa. Eso quiere decir que la administración tributaria juega a las “siete y media” y casi sienarizmpre “se pasa”. O sea, que los privilegios de validez, ejecutividad y ejecutoriedad, deberían cambiar de signo, al menos en aquellos ámbitos en que la administración ha demostrado “fallar como una escopeta de feria”.

O sea, potestad de credibilidad para Pinocho

V. No es normal que el Derecho tributario, so pretexto de garantías, se articule con reclamaciones y recursos de variadísimo pelaje, con su carga de plazos, formas y actividades, cuya inobservancia hace que “la casa burocragane”. La complejidad y multiplicidad de procedimientos es un campo de minas para el contribuyente, quebradero de cabeza para el académico y laberinto para el juez.

O sea, potestad para enredar y confundir

VI. Además la administración tributaria se escuda en la especialidad de la legislación tributaria que se beneficia de la aplicación supletoria de la legislación de procedimiento común, de manera que cada vez extiende más la normativa tributaria con lo que cada vez queda menor resquicio para la “normalidad” del derecho supletorio.

Captura de pantalla 2016-07-11 a las 11.50.47Sin embargo, lo preocupante es que incluso pretende huir del ámbito de aplicación de la Ley 19/2013 de Transparencia, y no facilitar los datos de las resoluciones firmes dictadas por los tribunales económico-administrativos, por ejemplo, lo que es altamente cuestionable porque la legislación tributaria regula el derecho de acceso a expedientes pero no contiene regulación del derecho a la transparencia en su ámbito, por lo que debería aplicarse la Ley de Transparencia con naturalidad a la Administración tributaria. El derecho a conocer no puede frenarse en los muros de la ciudad prohibida de la Agencia Tributaria. Sin embargo, la administración tributaria mira con desdén la Ley de Transparencia, como si no fuese con ella.

O sea, potestad para ocultar y ocultarse

VII. Y los tribunales contencioso-administrativo, aunque se esfuerzan por reorientar la brújula recaudatoria, por recordar a la administración tributaria que “no vale todo”, lo triste es que solo intervienen cuando algún contribuyente decide luchar mas por el “fuero que por el huevo” y embarcarse en un recurso contencioso-administrativo, con pérdida de tiempo, energías, avales y costes.

puertas-cerradasY son tan pocos los que recurren porque la administración tributaria cuenta con una fase de gestión e inspección tributaria donde “el revólver sobre la mesa” manda firmar y transigir (“ofertas que no se pueden rechazar”). Cuenta con expertos abogados del Estado, con la literatura de la propia administración tributaria (doctrina, circulares y consultas), y con ese mecanismo disuasorio del recurrente que es la sombra de la imposición de costas procesales. Y cómo no, con una administración electrónica de última generación, que o la aceptas o te atropella.

Al fin y al cabo, nadie reprochará al abogado del Estado perder un pleito y las costas “las pagamos todos”, pero en cambio, las costas procesales impuestas al contribuyente, además de soportar la liquidación impugnada con su comitiva de intereses y recargos, pocos pueden soportarlo. Al final, “solve et non repete”, mientras Hacienda “toma el dinero y corre”. Triste.

Artículo original : https://delajusticia.com/2017/01/18/siete-potestades-del-poder-tributario-absoluto-pesadilla-para-despertar/

 

Written by jpocalles

marzo 25, 2017 at 4:57 pm

Publicado en Uncategorized