Reflexiones para experimentar

de Josep Pocalles

Posts Tagged ‘Emprendedores

Si nunca has fracasado, nunca has vivido

leave a comment »

Visto gracias a Ignasi Brun :

Anuncios

Written by jpocalles

abril 21, 2013 at 10:14 am

A propósito del alcance de la cultura y los intermediarios

leave a comment »

Un vídeo que pone de manifiesto cómo internet revolucionó para siempre nuestras vidas personales y profesionales :

Written by jpocalles

noviembre 7, 2012 at 7:58 pm

Marketing Made in the USA

leave a comment »

Este es un ejemplo de cómo una idea sencilla como vender máquinas de afeitar a 1 USD / mes , 12 USD por año , tiene algo de ‘cool’ gracias a un marketing social que ya va por casi 4 Millones de impactos en Youtube . Haciendo una conversión entre impactos y posibles clientes conseguidos por la campaña … digamos un 1 % ? sería posible pensar en 40.000 clientes , 40.000 USD / mes ? Números rápidos ?

No es necesario ser un genio de la tecnología para vender … pero se necesitan emprendedores como el fundador de dollarshaveclub.com para hacer grande a un país . Como Clinton dijo una vez en otro artículo que escribí ,  No hay nada malo en América que no pueda curarse a través de lo que en América va bien .

Written by jpocalles

marzo 16, 2012 at 9:04 am

Publicado en Emprendedores

Tagged with , ,

Las posibilidades de reinvención de las personas

with one comment

Interesante charla de Mario Alonso Puig , para quedarse con algunas ideas : ‘al final de nuestros días solo nos arrepentimos de no habernos atrevido más’ , ‘salirse del redondel, de la zona de confort’ , en definitiva , reinventarse y readaptarse en base a la ilusión de creer en tus ideas con el corazón .

 

Written by jpocalles

febrero 15, 2012 at 8:03 am

Ho portem dins

leave a comment »

El valor del esfuerzo

Written by jpocalles

julio 17, 2011 at 9:34 am

Publicado en Emprendedores

Tagged with , , ,

No te mueras

leave a comment »

Cierto. Leopoldo Abadía, genial como siempre, le dice a Antonio Gala que no hay que morirse ahora. Hay muchas oportunidades esperando a alguien que las sepa ver y aprovechar. A mi también me da asco ver cómo estamos rodeados de corrupción 2.0 .

La semana pasada estuve reunido en la Universidad Complutense de Madrid , con el catedrático Eusebio Bernabeu , sobre un proyecto de EkoPLC , y me comentó con preocupación la visión que tienen los estudiantes de los últimos cursos sobre su futuro. Cunde el desánimo. Que no merece la pena hacer una carrera universitaria para acabar siendo ser mileurista.

A las PYMES que están pensando cerrar, competir requiere imaginación, perserverancia, y trabajo, mucho trabajo. Yo lo practico diariamente, acompañarme en el camino. Yo lo conseguiré.

A los EMPRENDEDORES, lo peor ha pasado, a qué esperas para poner en marcha tu idea ? Ya empiezan a analizarse los proyectos de otra forma.

Pero… , el esfuerzo sí vale la pena . La vida es MUY dura, pero nos la pusieron así para que resolvieramos los problemas, de la misma forma que a mis hijas pequeñas tendrán que esforzarse para aprender el resultado de 1+1 .

Lo que está claro es que sino lo hacemos nosotros, otro lo hará . Y cuando eso ocurra te convertirás en un resentido quejandote por todo,  , por no haberlo intentado, por cómo otros se enriquecen , entiendendo la riqueza que no tan sólo es económica.

Eso sí, aunque la vida sean cuatro días , los resultados necesitan cinco , así que procura no morirte para vivirlo.

Dejarás de amar la luz porque tiene sombras ?

Written by jpocalles

octubre 30, 2009 at 9:27 am

¿Somos parte del problema?

with one comment

Este martes 11 de Noviembre , dado que me encontraba en Barcelona por la presentEación en el Keiretsu tuve la ocasión de escaparme al evento que organizaba Javier Martin de Loogic, sobre la crisis y los negocios en internet.

El tono era de un cierto pesimismo y al final me resultó algo repetitivo con el resto de foros de este tipo, la eterna comparación con EEUU y Silicon Valley, que hay dinero para buenos proyectos, que lo que faltan son emprendedores capaces, que si piensa en grande, bla bla . Hubieron comentarios del tipo : ahora hay que revisar cada Euro que se gasta (a lo cual me pregunto , y antes que pasaba, todo era jauja ? ) . Se preguntó cual era el tipo de perfil que tenía que cumplir el emprendedor para llevar a cabo , y de todas las cualidades, se les olvidó una especialmente importante : OPTIMISMO

Aquí es donde empieza mi reflexión, no será que somos parte del problema en la duración de esta crisis ? La prensa, los blogs, los medios, los foros, con el sensacionalismo negativo están causando un efecto viral perverso que se propaga como una epidemia. Recordemos que llevamos meses bombardeados de noticias negativas que consiguen el efecto deseado en la gente de a pie que no entiende de economía.

Tomemos como el inicio del fin de la crisis el relevo del presidente de los EEUU. A groso modo, Obama ‘tan sólo’ tendría que hacerlo medianamente bien en lugar de lo rematadamente mal que hizo Bush, para que el dinamismo del país se recupere rápidamente y arrastre al resto del mundo.

Hay una historia de Jorge Bucay que dice,

Había una vez… otro rey. Este era el monarca de un pequeño país: el principado de Uvilandia. Su reino estaba lleno de viñedos y todos sus súbditos se dedicaban a la fabricación de vino. Con la exportación a otros países, las 15.000 familias que habitaban Uvilandia ganaban suficiente dinero como para vivir bastante bien, pagar los impuestos y darse algunos lujos.

Hacía ya varios años que el rey estudiaba las finanzas del reino. El monarca era justo y comprensivo, y no le gustaba la sensación de meterle la mano en los bolsillos a los habitantes de Uvilandia. Ponía gran énfasis, entonces, en estudiar alguna posibilidad de rebajar los impuestos.

Hasta que un día tuvo la gran idea. El rey decidió abolir los impuestos. Como única contribución para solventar los gastos del estado, el rey pediría a cada uno de sus súbditos que una vez por año, en la época en que se envasaran los vinos, se acercaran a los jardines del palacio con una jarra de un litro del mejor de su cosecha. Lo vaciarían en un gran tonel que se construiría para entonces, para ese fin y en esa fecha.

De la venta de esos 15.000 litros de vino se obtendría el dinero necesario para el presupuesto de la corona, los gastos de salud y de educación del pueblo.

La noticia fue desparramada por el reino en bandos y pegada en carteles en las principales calles de las ciudades. La alegría de la gente fue indescriptible. En todas las casas se alabó al rey y se cantaron canciones en su honor.

En cada taberna se levantaron las copas y se brindó por la salud y la prolongada vida del buen rey.

Y llegó el día de la contribución. Toda esa semana en los barrios y en los mercados, en las plazas y en las iglesias, los habitantes se recordaban y recomendaban unos a otros no faltar a la cita. La conciencia cívica era la justa retribución al gesto del soberano.

Desde temprano, empezaron a llegar de todo el reino las familias enteras de los viñateros con su jarra, en la mano del jefe de familia. Uno por uno subía la larga escalera hasta el tope del enorme tonel real, vaciaba su jarra y bajaba por otra escalera al pie de la cual, el tesorero del reino colocaba en la solapa de cada campesino, un escudo con el sello del rey.

A media tarde, cuando el último de los campesinos vació su jarra, se supo que nadie había faltado. El enorme barril de 15.000 litros estaba lleno. Del primero al último de los súbditos habían pasado a tiempo por los jardines y vaciado sus jarras en el tonel.

El rey estaba orgulloso y satisfecho; y al caer el sol, cuando el pueblo se reunió en la plaza frente al palacio, el monarca salió a su balcón aclamado por su gente. Todos estaban felices. En una hermosa copa de cristal, herencia de sus ancestros, el rey mandó a buscar una muestra del vino recogido. Con la copa en camino, el soberano les habló y les dijo:

—Maravilloso pueblo de Uvilandia: tal como lo imaginé, todos los habitantes del reino han estado hoy en el palacio.

Quiero compartir con ustedes la alegría de la corona, por confirmar que la lealtad del pueblo con su rey, es igual que la lealtad del rey con su pueblo. Y no se me ocurre mejor homenaje que brindar por ustedes con la primera copa de este vino, que será sin dudas un néctar de dioses, la suma de las mejores uvas del mundo, elaboradas por las mejores manos del mundo y regadas con el mayor bien del reino, el amor del pueblo.

Todos lloraban y vivaban al rey.

Uno de los sirvientes acercó la copa al rey y éste la levantó para brindar por el pueblo que aplaudía eufórico… pero la sorpresa detuvo su mano en el aire, el rey notó al levantar el vaso que el líquido era transparente e incoloro; lentamente lo acercó a su nariz, entrenada para oler los mejores vinos, y confirmó que no tenía olor ninguno. Catador como era, llevó la copa a su boca casi automáticamente y bebió un sorbo.

¡El vino no tenía gusto a vino, ni a ninguna otra cosa…!

El rey mandó a buscar una segunda copa del vino del tonel, y luego otra y por último a tomar una muestra desde el borde superior. Pero no hubo caso, todo era igual: inodoro, incoloro e insípido.

Fueron llamados con urgencia los alquimistas del reino para analizar la composición del vino. La conclusión fue unánime: el tonel estaba lleno de AGUA, purísima agua y cien por cien agua.

Enseguida el monarca mandó reunir a todos los sabios y magos del reino, para que buscaran con urgencia una explicación para este misterio. ¿Qué conjuro, reacción química o hechizo había sucedido para que esa mezcla de vinos se transformara en agua…?

El más anciano de sus ministros de gobierno se acercó y le dijo al oído:

—¿Milagro? ¿Conjuro? ¿Alquimia? Nada de eso, muchacho, nada de eso. Vuestros súbditos son humanos, majestad, eso es todo.

—No entiendo –dijo el rey.

—Tomemos por caso a Juan. Juan tiene un enorme viñedo que abarca desde el monte hasta el río. Las uvas que cosecha son de las mejores cepas del reino y su vino es el primero en venderse y al mejor precio..Esta mañana, cuando se preparaba con su familia para bajar al pueblo, una idea le pasó por la cabeza… ¿Y si yo pusiera agua en lugar de vino, quién podría notar la diferencia…?

Una sola jarra de agua en 15.000 litros de vino… nadie notaría la diferencia… ¡Nadie!

…Y nadie lo hubiera notado, salvo por un detalle, muchacho, salvo por un detalle:

¡TODOS PENSARON LO MISMO!

Que tal si empezamos a cambiar la dirección del pensamiento ? Cierto es que con pasivismo las cosas no se arreglan solas y falta pasar a la acción, pero el primer paso es pasar página y empezar a ver las cosas con una mejor perspectiva .

Written by jpocalles

noviembre 15, 2008 at 12:17 am