Reflexiones para experimentar

de Josep Pocalles

Posts Tagged ‘formación

Permitirme tutearos, imbéciles

leave a comment »

Parece que no soy el único hastiado de la falta de esfuerzo en educación, como ya he comentado en otros artículos , sino que Arturo Pérez-Reverte también lo denuncia. Se puede decir más alto, pero no más claro :

Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros –aquí matizaré ministros y ministras– de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera. No quiero que acabe el mes sin mentaros –el tuteo es deliberado– a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas.

Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana –que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural–, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña. Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones.

Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente –recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española–. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos». Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p’alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo.

Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio. Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.

Written by jpocalles

octubre 15, 2008 at 11:28 am

En tiempos de crisis…apuesta por la formación

with 4 comments

Mañana 15 de Septiembre, se inicia el curso escolar. Por primera vez mi hija mayor, Aina, asiste ‘al cole de mayores’ . La elección de la educación es posiblemente, uno de los retos más importantes que un padre puede tener.

Ante dicho reto, uno se plantea cual de las opciones disponible es la mejor en Mallorca donde resido : escuela pública o privada ?

Hace un año hicimos la preinscripción para The Academy School . Le dimos la importancia que merece el conocimiento del inglés como idioma básico de comunicación en el mundo. Pero a medida que pasaba el tiempo, el hecho de que el colegio fuera puramente inglés, no me acababa de convencer. Al menos en Mallorca, los ingleses suelen vivir en guetos. El inglés residente en Mallorca pocas veces se integra con el resto de la sociedad, vive rodeado del circulo íntimo de amigos entre la casa y el pub. Así que temía una educación excluyente (sorprende que en la web ni siquiera hay una versión española)

Al mismo tiempo, las noticias sobre el fracaso escolar y la crisis de educación en España me han llevado a descartar la escuela pública definitivamente, al menos en la educación primaria y secundaria. Quiero aclarar que no es un motivo de posición social, sino de estar cohesionado con mi forma de vida, en la que me esfuerzo cada día para sacar las castañas del fuego. En mi generación de estudiante, la educación privada pertenecía a las clases altas, independientemente de la calidad del resultado, y yo fui durante toda mi vida a centros públicos.

Dentro de la búsqueda , tuve la oportunidad de conocer por la prensa la construcción de un nuevo centro, Ágora , del Grupo Educativo NACE que se adapta teóricamente a la filosofía que estábamos buscando : Decida lo que decida, estarán preparados ,

Según sus declaraciones , la directora de estudios de los colegios de Ágora, María Pilar González, aporta algunas pistas y explica que se pondrá en práctica “un nuevo concepto de docencia, centrado en el futuro del niño como un proyecto lleno de ilusiones y cambios”.
“En Ágora formamos a personas independientes, capaces de tomar decisiones y que disfrutan aprendiendo”, agrega.
Aunque la dirección de Ágora define sus centros como “laicos”, en un catálogo que recoge su ideario se asegura que ofrecen los “valores del humanismo cristiano como modelo de vida”.
Entre sus principales objetivos educacionales, la empresa resalta el inculcar al alumno “valores básicos como la convivencia y el respeto, proporcionar herramientas para que sea autónomo y autosuficiente y aportar un nivel de conocimiento tan alto como su capacidad le permita absorber”.

Destaco también que Ágora no es un centro al alcance de todos los bolsillos , pero entre mis prioridades está aplazar la compra de un coche nuevo, por la educación de mis hijas.  La Generación Y piensa diferente , como extraigo una historia real de Diego Mariño :

Tuve un programador que se compró un coche de 33000€ y anualmento cobraba unos 27000€.

Le pregunté cómo podía comprarse un coche de ese precio y me dijo:
– “¿Eres tonto? Pues con un crédito, joder!
Y yo: ‘Ya, pero hay que pagarlo’. Y el alquiler, viajar, caprichos… etc… ¿cómo te lo montas?
– ¿Alquiler? Vivo con mis padres
¿Y ahorrar?
– Ahorrar? ¡Con la mierda de suledo que me pagas no puedo ahorrar nada!

Si extrapolamos esta decisión al mundo de la economía , durante la etapa de bonanza , quizás en lugar de aumentarnos el sueldo , se podía pagar en especie por formación recibida , y posiblemente los trabajadores de la construcción tendrían más fácil su recolocación en los momentos actuales de crisis. Pero no, era mejor pedir un crédito para irse de viaje a las playas de Cancún, que son como las de aquí pero con acento guacamole.

Ahora que la actividad baja, alguien en España se plantea pedir un préstamo para formación ? En muchas ocasiones se desconoce que fuera de España es normal pedir dinero prestado para educación, que se retorna en cuanto el estudiante genera sus primeros ingresos laborales.

La formación y la educación es una inversión con retorno, señores, no un gasto.

Written by jpocalles

septiembre 14, 2008 at 7:31 pm